Jesús López Merino

Regla. – 64.  PRIOSTES

Esta Hermandad contará con tres Priostes, que tendrán a su cargo la custodia de los objetos y enseres de la Corporación, coordinándose con los Mayordomos con los que cooperarán en la redacción del Inventario.

El Prioste primero tendrá las siguientes funciones:

Vigilará el estado de conservación, exorno y aseo de la Iglesia y dependencias de la Hermandad, altares de las Sagradas Imágenes y demás enseres que se encomienden a su custodia, manteniéndolos en buen estado y preparados para su utilización cuando las circunstancias lo requieran.

A ellos les corresponderá el cuidado de las Sagradas Imágenes Titulares, así como de cuantas otras tenga la Hermandad encomendadas, debiendo estar de acuerdo con los Mayordomos para cualquier traslado o cambio de ubicación de las Sagradas Imágenes, teniéndose en cuenta que nuestros Titulares deberán permanecer en sus Altares de Culto, salvo por la celebración de sus propios cultos o por motivos de fuerza mayor, a juicio de la Junta de Gobierno.

Tendrá a su cargo el montaje y desmontaje de todos los Altares de Cultos y de cualquier otro acto que organice la Hermandad, así como de los pasos procesionales de nuestras Imágenes, de acuerdo con la Junta de Gobierno.

Durante la Estación de Penitencia, serán responsables de los pasos y de las Sagradas Imágenes.

          Informará al Mayordomo de cualquier deficiencia que adviertan en los bienes encomendados a su custodia, a fin de proveer a su reparación o sustitución cuando sea necesario.

          Bajo la supervisión de los Mayordomos, dirigirán al personal que preste servicios a la Hermandad, poniendo el mayor celo y asistencia en el desempeño de sus funciones.

El Prioste segundo y tercero de común acuerdo con el Prioste primero compartirá con éste los trabajos propios de Priostía y lo sustituirán en caso de ausencia.

En caso de vacante o cese de algún Prioste este será sustituido por persona designada por la Junta de Gobierno